Las Ciudades

“Las ciudades no espantan, no. Jamás podrían espantarnos. Son los hombres y mujeres que las habitan quienes las siembran de terrores. Ellos plantan sus infiernos y los riegan y los cuidan y los cosechan. Yo he visto seres que enseñan orgullosos un niño muerto o una niña violada, como si fueran jugosos frutos, trofeos de su infamia. Las ciudades son inocentes criaturas sin vida a las que siempre, siempre deberíamos amar y volver.”

Las Ciudades, texto del escritor ecuatoriano Galo Galarza, describe la inspiración detrás del proyecto. Muestra la visión del autor sobre el espacio en el que convivimos y la interacción que tenemos con nuestro medio.

La vida diaria, los objetos de uso cotidiano, los sujetos que las habitan, ya sean extraños o conocidos se juntan en este ensayo para dar vida a Las Ciudades.



The Cities
“Cities do not frighten, no. They could never frighten us. It is the men and women who inhabit them who sow them with terrors. They plant their hell and water them and care for them and harvest them. I have seen beings who proudly show a dead child or raped girl, as if they were juicy trophies, trophies of their infamy. Cities are innocent creatures without life to which we always, we should always love and return.”
Ecuadorean writer, Galo Galarza’s poem ‘Las Ciudades’ (The Cities) describes the inspiration behind this project. It reflects the vision of the author about the spaces we live in and the interaction with our environment. Daily life, everyday objects, strangers or related individuals come together in this essay to bring life to The Cities.

 

Las CiudadesLas CiudadesLas CiudadesLas Ciudades#busaltrabajoLas CiudadesLas CiudadesLas CiudadesLas CiudadesLas Ciudades

 

Anuncios

Penitentes

A lo largo de mi vida el tema religioso se ha mantenido latente.

Nací en una familia mormona practicante. Mi hermano mayor realizó un voluntariado religioso en Colombia durante dos años. Durante ese tiempo podíamos comunicarnos con él por teléfono, tan solo dos veces al año. Ese era el mecanismo con el que la iglesia mormona aseguraba que toda su atención y su esfuerzo estuviesen centrados en Dios y en la misión que le había encomendado.

En la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones) todos los hombres, al llegar a los 19 años, tienen la obligación de servir a su iglesia durante dos años. Fue así que, al alcanzar esa edad, viví mi primera gran separación con la Iglesia. Aduje mis problemas de salud para no cumplir con ese mandamiento, aunque en realidad se trataban de “problemas” de fe.

Yo no sentía ese llamado de Dios como lo hacía mi hermano, o como lo había sentido mi papá. Aproximadamente un año después, decidí dejar de asistir definitivamente a las reuniones de los domingos junto a mi familia. Esta determinación trajo consigo grandes diferencias con mi madre, por lo que tomé finalmente la decisión de salir de la casa e intentar valerme por mi cuenta.

Después de estos acontecimientos no he vuelto a pisar una iglesia, a menos que sea para fotografiar a sus fieles. Quizás intento encontrar en ellos respuestas a las creencias que se me impusieron…a una espiritualidad que fue forzada y que, sobretodo, me sigue resultando extraña, aunque fascinante de cierta manera. Después de todo, la fe o la negación de la misma es parte fundamental de las experiencias humanas.

Con Penitentes estreno la primera serie de varias entregas que tendrán como eje central la fe y la espiritualidad.

Penitentes

Miles de creyentes participan en la procesión Jesús Del Gran Poder.

Diferentes son los motivos que llevan a estas personas a demostrar su fe en este acto de penitencia. Aquí algunos testimonios:



 

Throughout my life religiousness has remained latent.

I was born into a practicing Mormon family. My older brother volunteered in Colombia for two years. During that time we could only communicate with him by phone, twice a year. That was the mechanism with which the Mormon church ensured that all his attention and efforts were focused on God and the mission that he had been entrusted with.

In the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints (Mormons) all men, upon reaching the age of 19, are required to serve their church for two years. When I reached that age, I experienced my first great separation from the Church. I alleged my health problems to not comply with that command, although in reality they were “issues” of faith.

I didn’t feel that ‘call’ from God as my brother did, or as my father had. About a year later, I decided to stop attending Sunday meetings with my family. This decision resulted in great differences with my mother, so I finally made the decision to leave the house and try to rely on my own.

After these events I haven´t set foot on a church again, unless work required me to photograph its parishioners. Perhaps, It’s been a way to try to find in them answers to the beliefs that were imposed on me … to a spirituality that was forced and that, above all, I still find strange, although fascinating in a certain way. After all, faith or the denial of is a fundamental part of human experiences.

With Penitents I release the first series of several installments that will have as a central axis faith and spirituality.

Penitents

Thousands of believers participate in the Jesus Del Gran Poder procession.

Different reasons lead these people to demonstrate their faith in this act of penance. These are some of their testimonies:

Penitentes 001Penitentes 002Penitentes 003Penitentes 004Penitentes 005Penitentes 007Penitentes 008Penitentes 009Penitentes 010Penitentes 011

Después del terremoto

El comercio, la pesca y el turismo eran las principales actividades económicas de Manabí y Esmeraldas (provincias con mayor nivel de afectación después del terremoto del 16 de abril del 2016).

Una de las principales formas de re activar y dinamizar la economía de las zonas afectadas será volver a visitar con normalidad estos lugares.

IMG_1090IMG_1089IMG_1088IMG_1091IMG_1086IMG_1083IMG_1084IMG_1092

Hotel 303

¿Cuál es la huella que dejan las personas por un lugar tan impersonal como un hotel?

Aquí una crónica visual de mi estadía en un hotel de la Av. 10 de Agosto en Quito.

What’s the ‘footprint’ that people leave behind in such an impersonal place like a hotel?

Here’s a visual chronicle gathered in a local hotel at av 10 de agosto in Quito

Hotel 303Hotel 303Hotel 303Hotel 303Hotel 303Hotel 303Hotel 303Hotel 303Hotel 303Hotel 303

#Busaltrabajo

El poco orden de la fila de personas que esperan el bus se rompe cuando el colectivo llega a la parada y abre sus puertas. Un hombre alto saca ventaja de su robusto cuerpo y se abre paso a empujones entre la gente. Dos oficiales de la policía municipal intentan detener al hombre y sacarlo de la unidad mientras el chófer pregunta por los parlantes ¿pasa algo en la tercera puerta? Varias personas observan el incidente, otras parecen estar ensimismadas y no le dan mayor importancia. Yo fotografío y espero que esto no me retrase aún más al trabajo. Imagen de mi proyecto#busaltrabajo

El poco orden de la fila de personas que esperan el bus se rompe cuando el colectivo llega a la parada y abre sus puertas. Un hombre alto saca ventaja de su robusto cuerpo y se abre paso a empujones entre la gente. Dos oficiales de la policía municipal intentan detener al hombre y sacarlo de la unidad mientras el chofer pregunta por los parlantes ¿pasa algo en la tercera puerta? Varias personas observan el incidente, otras parecen estar ensimismadas y no le dan mayor importancia. Yo fotografío y espero que esto no me retrase aún más al trabajo. Imagen de mi proyecto #busaltrabajo
El poco orden de la fila de personas que esperan el bus se rompe cuando el colectivo llega a la parada y abre sus puertas. Un hombre alto saca ventaja de su robusto cuerpo y se abre paso a empujones entre la gente. Dos oficiales de la policía municipal intentan detener al hombre y sacarlo de la unidad mientras el chofer pregunta por los parlantes ¿pasa algo en la tercera puerta? Varias personas observan el incidente, otras parecen estar ensimismadas y no le dan mayor importancia. Yo fotografío y espero que esto no me retrase aún más al trabajo. Imagen de mi proyecto #busaltrabajo

Chupaovejas

Colta, 9 de abril del 2015.
Pedro Guamán, miembro de la comunidad Lupaxi Centro en Colta provincia de Chimborazo, observa a una de las ovejas que murieron el domingo pasado por el ataque de un animal que no ha podido ser identificado. Muchos pobladores de la comunidad piensan que podría ser un Chupaovejas.

Fotografía en cobertura para Diario Extra

COLTA 001